Calcula tu ahorro

Kits Solares para autoconsumo: ¿Merecen la pena?

Última actualización: 16 de Febrero de 2024

Autor: Gabriel Sola

En nuestro país, cada vez encontramos más hogares que deciden aprovechar la energía solar para generar su propia electricidad y ahorrar en su factura de la luz. No obstante, no todo el mundo está dispuesto a realizar el elevado desembolso inicial que requieren las instalaciones fotovoltaicas, que además deben ser diseñadas y colocadas por expertos cualificados. 

Como alternativa, podemos recurrir a los kits solares autoinstalables, también denominados “Plug and Play”. Te explicamos todas sus características, ventajas e inconvenientes.


¿Qué es un kit solar?

Si quieres aprovechar la energía solar para generar electricidad en tu vivienda pero sin llegar a invertir un gran presupuesto en la instalación de un sistema fotovoltaico de autoconsumo, la alternativa es recurrir a los kits solares “Plug and Play”. 

Estos kits solares están compuestos de paneles fotovoltaicos que no requieren de instalación profesional, sino que se pueden colocar en prácticamente cualquier parte de nuestro hogar donde tengamos un enchufe para conectarlos. Y si la ubicación no te convence y crees que puedes conseguir un mejor rendimiento colocándolo en otro lugar, podrás trasladarlo o colocarlo en un sitio distinto sin complicaciones. 

Los componentes que forman un kit solar son:

  • Placas solares: pueden ser uno o varios, dependiendo del kit y del espacio del que dispongamos, además de poder elegir entre paneles rígidos o flexibles o entre monocristalinos y policristalinos.

  • Inversor solar: el componente que convierte la corriente continua generada con la energía solar en corriente alterna, para poder utilizarla en electrodomésticos y luminarias de nuestro hogar.

  • Cable de conexión: indispensable para conectar a la corriente doméstica nuestra placa solar y el inversor, ya que este tipo de sistemas no son aislados y necesitan de conexión a la red.

Tenemos que tener en cuenta, por supuesto, que la capacidad de estos kits solares portátiles será bastante inferior a la de los sistemas fotovoltaicos instalados por profesionales en tejados y grandes superficies, aunque puede ayudarnos a conseguir un ligero ahorro en la factura de luz de nuestra vivienda.

Este tipo de kits solares pueden usarse de forma individual, pero también pueden servir para ampliar una instalación fotovoltaica de mayor tamaño, generando más energía de autoconsumo de forma complementaria. También son una excelente solución para el balcón o terraza de cualquier piso o apartamento, para ahorrar electricidad sin necesidad de tener que contar con el aprobado de la comunidad de vecinos para su instalación


¿Qué tipos de kits solares hay?

Cuando hablamos de kits solares solemos referirnos a los sistemas fotovoltaicos, más o menos complejos, de los que podemos servirnos para producir energía eléctrica o térmica gracias a las radiaciones solares. 

En el mercado podemos encontrarnos distintos tipos de kits solares, según su funcionamiento y los elementos que los componen, como te explicamos a continuación. 

Kit solar aislado

Los kits solares aislados se denominan así por no tener conexión a ninguna red eléctrica. Estos sistemas fotovoltaicos deben ser totalmente autosuficientes puesto que necesitan generar su propia energía de autoconsumo sin poder recurrir a una fuente de alimentación.  

Este tipo de kits son los más completos y con ello, de precio bastante elevado. Esto es porque, además de las placas solares, el inversor de corriente y el resto de componentes habituales, para este tipo de kits aislados es necesario recurrir también al uso de baterías que permitan almacenar la electricidad generada, lo que encarece el conjunto. 

Estos sistemas aislados se utilizan en zonas a la que no llega la conexión eléctrica, como granjas, o para el bombeo de agua en terrenos y fincas que necesitan de un sistema de riego.

Kit solar conectado a la red 

Además de las instalaciones fotovoltaicas instaladas por profesionales en tejados y grandes superficies, también podemos recurrir a los kits “plug and play” autoinstalables y compuestos de una o dos placas que se enchufan a la corriente en nuestra vivienda o negocio. 

Ambas opciones se sirven de una conexión a la red eléctrica y no requieren de baterías en las que almacenar energía con la que funcionar de manera autosuficiente, como sucede con los sistemas aislados. Las placas fotovoltaicas simplemente recogen las radiaciones solares que luego se transformarán en electricidad, compensando el consumo de luz del inmueble y ayudándonos a ahorrar en nuestra factura.

Kit solar híbrido

Dentro de esta categoría entrarían los sistemas fotovoltaicos de autoconsumo que además de servirse de la red eléctrica para garantizar siempre el abastecimiento energético, también cuentan con baterías que almacenan los excedentes generados. Así, cuando necesitemos electricidad, podremos recurrir a las reservas de energía almacenadas o tomarla de la propia red eléctrica.

Se trata de una opción que siempre nos garantiza abastecimiento eléctrico, además de la posibilidad de servirnos de nuestra propia energía generada sin recurrir a la red eléctrica y sin coste, por tanto. No obstante, se trata de un kit solar también de precio más elevado, debido a la incorporación de baterías entre sus componentes. 

Kit solar para caravanas y autocaravanas

En una caravana, autocaravana o cámper, es posible instalar también un kit solar con el que aprovechar las radiaciones solares para obtener energía y usarla en los electrodomésticos y aparatos del interior del vehículo. 

Este tipo de kits se compone de placas solares, generalmente flexibles, que se colocan en el techo del automóvil. Suelen ser pequeñas, dependiendo de las dimensiones del vehículo, y son de fácil instalación. No obstante, se recomienda disponer de una fuente alternativa, como un generador, en caso de que las condiciones meteorológicas sean adversas y no permitan la carga energética que necesitamos.


¿Qué precio tiene un kit solar?

Las instalaciones fotovoltaicas convencionales que se realizan en grandes superficies y tejados suponen un importante desembolso inicial que no todas las familias están dispuestas a pagar. 

A pesar de las posibilidades de financiación y de las ayudas y subvenciones disponibles, muchos usuarios prefieren recurrir a alguno de los kits solares disponibles en el mercado, especialmente a los modelos “plug and play”, por su sencilla instalación, la posibilidad de trasladarlo a otra ubicación o segunda residencia, y, sobre todo, por su económico precio

Por supuesto, el coste total de un kit solar va a depender en primer lugar de la cantidad y tipo de placas solares que incluya, ya que no será lo mismo contar con paneles policristalinos que monocristalinos, más eficientes y con un mayor rendimiento. 

También debemos contar con el precio de otros componentes indispensables, como es el caso del inversor de corriente, los cables de conexión. Y si además añadimos otros elementos a nuestro kit solar, como baterías, reguladores de carga o soportes especiales, el precio total se incrementará considerablemente. 

Teniendo en cuenta estas variantes, podemos establecer el coste de un kit solar “plug and play” entre los 400 y los 800 euros de media. Además, como este tipo de kits son fácilmente autoinstalables, nos ahorraremos la mano de obra y la necesidad de recurrir a una empresa instaladora.


¿Es mejor instalar un kit solar o contratar una instalación profesional?

Disfrutar de una instalación fotovoltaica de grandes dimensiones nos permite producir nuestra propia energía eléctrica ahorrando considerablemente en la factura de la luz, algo que a largo plazo nos resultará muy rentable.

No obstante, como ya hemos comentado, instalar un sistema fotovoltaico de este tipo implica hacer frente a una inversión inicial que no todo el mundo está dispuesto a asumir. Este tipo de instalaciones además deben llevarse a cabo a través de profesionales instaladores, y siempre realizando todos los trámites obligatorios exigidos por ley, lo que ralentiza y encarece el proceso de instalación.

Los usuarios que no quieren o no pueden instalar un sistema fotovoltaico de grandes dimensiones, bien porque no están dispuestos a realizar el desembolso necesario, bien porque no disponen de espacio para colocar suficientes paneles solares, encuentran una solución sencilla y muy asequible en los kits solares autoinstalables. Estos kits permiten aprovechar las radiaciones solares para generar energía eléctrica desde casi cualquier punto de su vivienda donde dispongan de un enchufe doméstico.

Si bien, como parece lógico, la cantidad de energía obtenida será bastante reducida en comparación con las grandes instalaciones, en algunos casos puede resultar suficiente para hacer frente al consumo eléctrico de pequeñas viviendas, o para al menos ayudar a compensar nuestra factura de la luz y a ahorrar dinero cada mes.

El decantarnos entre una opción u otra dependerá básicamente de la cantidad de dinero que estemos dispuestos a invertir en nuestras placas solares y del espacio disponible para ellas.


¿Hace falta pedir permisos para instalar un kit solar?

Los kits solares autoinstalables cuentan con otra importante ventaja y es que, debido a sus características, no será necesario solicitar permisos de instalación ni realizar los trámites que sí son obligatorios en el caso de las instalaciones fotovoltaicas de mayor tamaño

Esto es así porque la normativa establecida en el Real Decreto 244/2019 indica que las instalaciones fotovoltaicas aisladas y las que estén conectadas en baja tensión con una potencia inferior a los 15 kW en suelo urbanizable no necesitan solicitar permisos de instalación.

Por el contrario, las instalaciones de placas solares que sí deben contar con los permisos correspondientes son:

  • Las instalaciones de menos de 10 kW en suelo no urbanizable

  • Las instalaciones de más de 10 kW en suelo no urbanizable

  • Las instalaciones de más de 15 kW en suelo urbanizable

  • Las instalaciones de más de 100 kW o con conexiones en alta tensión

Si recurrimos a un kit solar autoinstalable del tipo “plug and play”, solo tendremos de encargarnos de su colocación en el sitio que queramos de nuestra vivienda, como un balcón o terraza. Debemos asegurarnos de contar con un enchufe cercano en el que conectar el cable de nuestras placas solares para que empiecen a funcionar y con estos sencillos pasos empezaremos a disfrutar de nuestra propia energía de autoconsumo.


Descubre todos los Componentes de una instalación fotovoltaica

Baterías Solares

Contador Bidireccional

Inversor Solar

Regulador Solar


Preguntas Frecuentes sobre Kits Solares

El mantenimiento de un kit solar suele ser bastante sencillo y económico, y solo será necesario hacerlo con una cierta frecuencia. Si queremos que nuestras placas solares funcionen a pleno rendimiento y produzcan el máximo de energía posible, es indispensable mantener la superficie limpia, usando simplemente agua y jabón. También será necesario comprobar las conexiones y los cables, para asegurarnos que no estén deteriorados y que la corriente pueda fluir sin problemas. En caso de disponer de baterías, con una revisión anual será suficiente, en la que comprobaremos estado, conexiones y capacidad.

Un kit solar híbrido es una combinación entre un sistema con conexión a red y uno aislado, puesto que además de permitir tomar electricidad de la red cuando la necesitemos, cuenta con baterías en las que poder almacenar la energía generada para usarla en cualquier momento. Su principal ventaja es que permite obtener electricidad generada totalmente en nuestras placas solares sin necesidad de recurrir a la red eléctrica, pero también podremos obtenerla de la red cuando sea conveniente, por lo que nunca nos quedaremos sin energía. Por otro lado, su principal inconveniente es su elevado coste, ya que el uso de baterías para almacenar electricidad encarecen la instalación solar.

La duración de un kit solar está determinada por varios factores, entre ellos, la garantía de sus componentes. Placas solares, baterías e inversor de corriente tienen años de duración distintos, algo que debe tenerse en consideración a la hora de elegir los componentes de nuestro kit solar. También aseguraremos un perfecto funcionamiento del conjunto durante más tiempo, siempre que elijamos elementos de calidad y nos ajustemos a la potencia y capacidad correctas. Un kit solar bien dimensionado, usado correctamente y con un mantenimiento adecuado, puede alcanzar una duración de más de 25 años. La amortización del conjunto se consigue mucho antes, en la mayoría de casos en menos de 5.
Gabriel Sola
Escrito por
Gabriel Sola
CEO Optime Services

En optime services somos un equipo de más de 100 personas, que desde hace más de 10 años, nos preocupamos de que nuestros clientes tengan la mejor tarifa en su factura y sean conocedores de todas las opciones de ahorro, como el autoconsumo.

Déjanos tu valoración
3.94 basado en 49 opiniones
ÍNDICE DE CONTENIDOS
Pásate al autoconsumo
Desde
39,90
€/mes
0% de interés (TIN 0% TAE 1,94%)

¿Hablamos?